Tus Derechos

Divorcio: ¿Quién se queda con la casa?

En nuestro Conversatorio sobre Tus Derechos contamos con la participación de María Cecilia Pistoia. Ella es abogada, especialista en derecho de familia, y consultora de Tus Derechos.

María Cecilia, es Investigadora en Ciencias Jurídicas y Sociales. Directora del Foro de Derecho de Familia, en Morón, Integrante de I.A.D.E.F.A. (Instituto Argentino de Derecho de Familia). Miembro permanente del Instituto de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Morón, del que fue Directora (2016 a junio 2018) y Directora Adjunta (2012 a 2015). También integra el Foro de Institutos de Derecho de Familia de la provincia de Buenos Aires. Es consultora profesional externa en el Fuero de Familia de la editorial Erreius/ Errepar.

Conversamos sobre distintas dudas que surgen por lo general previo al trámite de divorcio. En este caso, nos vamos a detener en el caso de la vivienda familiar, distintos supuestos y algunos ejemplos que se incluyen en los divorcios.

El caso de la vivienda familiar

Cuando hablamos de vivienda tenemos que tener en cuenta dos aspectos, por un lado la propiedad o la titularidad del dominio de ese inmueble. Es decir, quiénes son los dueños. Seguramente, si estamos hablando de un bien inmueble dentro del matrimonio, se presume que el inmueble es una propiedad ganancial. El cincuenta porciento de cada cónyuge. Pero esto tienen que ver con la titularidad de dominio, con quién o quiénes son los dueños», explica la abogada especialista en derecho de familia, María Cecilia Pistoia.

Otro tema es la atribución del uso de la vivienda familiar. Que para nada contradice, ni modifica la titularidad del dominio. El uso de la atribución del hogar se refiere a quiénes van a seguir viviendo en esta casa a partir del divorcio. Por lo general, aclara la abogada Pistoia, si hay hijos en común esa atribución la lleva adelante quien va a ejercer el cuidado personal o tenencia de los hijos. Entonces, se privilegia a quienes se encuentran en una situación de mayor necesidad o de mayor vulnerabilidad para atribuirle el uso de la vivienda. En ese caso si uno de los cónyuges, ya sea la mamá o el papá, es el que va a ejercer la tenencia o el cuidado personal, tiene la prioridad para que se le otorgue el uso de la vivienda y por lo general, esto es hasta que los chicos alcancen la mayoría de edad, dice María Cecilia Pistoia.

Hay situaciones, donde no hay hijos menores, pero nos encontramos que uno de los cónyuges tiene un problema de salud delicado, entonces también se le puede otorgar a ese cónyuge con el problema de salud la atribución de la vivienda familiar. También se establece cuál es el plazo. Como esta figura no contradice la titularidad del dominio, oportunamente se decidirá cuál es el fin último del inmueble.

El caso de la vivienda alquilada es otra situación que se puede dar en un divorcio. «La realidad es que se tiene que cumplir la vigencia del contrato, y como se presume que el bien es ganancial, de las cuotas locativas se deducen gastos (…) y el cincuenta porciento le correspondería a cada uno de los cónyuges hasta tanto se finalice el contrato», aclara la abogada María Cecilia Pistoia.

También puede suceder que haya un solo inmueble ganancial y en esa propiedad viva uno de los cónyuges. El otro alquila otra propiedad. Ambos están en las mismas condiciones de salud, de ingresos, no hay hijos menores. «¿Qué pasaría en este caso? La ley lo que permite es el pago de un canon locativo», dice María Cecilia.

¿Cuándo se plantean estas cuestiones?

Puede hacerse en el convenio regulador que acompaña el trámite de divorcio y que esta propuesta se homologue ante el juez. En principio ese acuerdo puede ser definitivo. No obstante, pasan meses o años y esta realidad se modifica, por ejemplo, se suman otras personas a la convivencia de quien quedó bajo la atribución de la vivienda familiar. Entonces, se puede plantear un nuevo acuerdo, ya que cambiaron las condiciones, finalizó la abogada en derecho de familia.