¿Qué es el Costo Financiero Total (C.F.T.)?

Más allá de las promesas de créditos y productos en cuotas “sin interés”, la verdadera información que se necesita para saber cuánto terminaremos pagando es la del costo financiero total (CFT)

Es el costo total que afrontará el cliente por tomar un préstamo donde se Incluyen todos los costos y gastos que se deberán pagar para poder recibir una financiación.

Obligación de informarlo claramente con un tamaño 5 veces superior al resto de la letra chica

Por disposición del Banco Central de la República Argentina, las entidades bancarias están obligadas a publicar, en forma clara y con un tamaño de letra 5 veces más grande que el resto de la información, el Costo Financiero Total (CFT) en todos los contratos que otorgue.

Es por eso, que al momento de firmar, el cliente podrá ver en destacado cuál es el costo final que deberá pagar por su crédito. Además, esta obligación se debe respetar por los bancos para la publicidad gráfica y audiovisual de préstamos y servicios financieros.

El sentido de esta disposición es que el usuario cuente con todos los elementos necesarios a la hora de decidir sacar un préstamo o financiar el cuotas.

Suele ocurrir que las entidades promocionan tasas de interés muy ventajosas que atraen a los usuarios desprevenidos, pero que a la hora de pagar se dan cuenta que los costos distintos y superiores a lo que creyeron.

¿Qué lo compone?

Tasa de interés compensatorio: es el precio que el banco o financiera le cobra al cliente por el uso del dinero por un período de tiempo. Se paga durante toda la vida del préstamo.

Gastos de evaluación y otorgamiento del préstamo: son los costos operativos para dar el préstamo y se paga por única vez al momento del otorgamiento.

Gastos de mantenimiento de la cuenta: es muy común que las entidades le soliciten al cliente abrir una cuenta para depositar el monto del préstamo y debitar de ella el importe de las cuotas mensuales. Esto tiene un costo adicional mensual.

Gastos de contratación de seguros relacionados al préstamo: de vida, de desempleo, por destrucción parcial o total de un bien. Se paga durante toda la vida del préstamo.

El seguro de vida es una cobertura que saldaría las cuotas pendientes con las que se financió el cliente en caso de su fallecimiento. Pero como la deuda va decreciendo a medida que se pagan las cuotas, el cargo también debe ir achicándose. El banco debe darle al cliente la opción de elegir entre tres aseguradoras, pero en la mayoría de los casos los clientes no saben la compañía que tienen asignada, ya que hicieron la elección cuando abrieron la cuenta en el banco.